Peor sequía en décadas golpea al nordeste de Brasil

SAO PAULO (Reuters) – El nordeste de Brasil está siendo castigado por una de las peores sequías en décadas, que amenaza a centrales hidroeléctricas en una región proclive a apagones y podría frenar el crecimiento económico de una de las fronteras agrícolas emergentes del país.

La falta de lluvia está afectando las cosechas de maíz y algodón y matando de hambre al ganado. La sequía acabó con un 30 por ciento de la caña de azúcar en una región responsable por un 10 por ciento de la producción de Brasil.

Esqueletos de animales yacen abandonados en zonas donde casi no ha llovido en dos años, poniendo en aprietos a miles de pequeños campesinos.

“Estamos sufriendo la peor sequía en 50 años, con consecuencias que podrían ser comparadas con las de un violento terremoto”, dijo el secretario de Agricultura del estado, Eduardo Salles, en una declaración enviada por email.

El nivel de agua en las represas del nordeste de Brasil era de apenas un 32 por ciento a fines del 2012, según el operador de la red eléctrica nacional. El mínimo requerido para garantizar el suministro eléctrico es de un 34 por ciento.

A medida que bajan las reservas de agua, la petrolera estatal Petrobras debió multiplicar por cuatro sus importaciones de gas natural licuado (GNL) en los primeros nueve meses de 2012, una alternativa a la generación hidroeléctrica que ha golpeado sus resultados financieros.

Los bajos niveles de agua dispararon las alarmas en un país con una historia de apagones que limitaron el crecimiento económico.

La presidenta Dilma Rousseff negó a fines de diciembre que Brasil esté al borde de una crisis energética y dijo que la idea de tener que racionar la energía era “ridícula”.

Pero existen señales de tensión. El nordeste de Brasil registró en octubre el peor apagón en más de una década, dejando sin suministro a la importante industria petroquímica del estado de Bahía.

Un portavoz del Ministerio de Agricultura dijo que el Gobierno no ha calculado el costo financiero ni en pérdidas de cosechas a raíz de la sequía. Sin embargo, el Ministerio está ofreciendo líneas de crédito adicionales a pequeños agricultores para suavizar el impacto de la sequía.

La agencia nacional de abastecimiento Conab está enviando maíz a la región con la esperanza de salvar al ganado que perdió peso.

Pero autoridades del estado de Bahía dicen que las medidas son insuficientes y pidieron el 30 de diciembre más recursos federales para ayudar a unos 20 millones de personas que viven en una región tropical semi árida que se extiende hasta el estado de Minas Gerais.

“La última sequía comparable en la región fue a comienzos de la década de 1980 (…) Aunque lloviera en los próximos días, no va a cambiar nada en ciertas áreas”, dijo Celso Oliveira, un meteorólogo de la consultora Somar en Sao Paulo.

Los estados que recibieron menos lluvias son Bahía, el cuarto más poblado de Brasil; Pernambuco, cuya capital Recife es una las 12 sedes de la Copa Mundial del 2014, y Piauí.

Pese a las pérdidas de cosechas en el nordeste, Brasil aún espera una producción récord de soja y una fuerte recolección de maíz esta temporada gracias a niveles de lluvia suficientes en las principales zonas productoras del centro oeste y el sur.

(Reporte adicional de Jeb Blount en Río de Janeiro)

p-89EKCgBk8MZdE.gif

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s